¿Quién no conoce al futbolista Cristiano Ronaldo? – quien no sepa algo de él debe ser que no vive al tanto de las noticias del mundo deportivo.

De entrada pido perdón porque voy a hacer spoiler del documental de este gran delantero de Portugal.

Ronaldo proviene de una familia muy complicada. El papá dedicaba gran parte de su vida al trabajo; pero de igual manera se dedicaba a beber, obviamente con consecuencias funestes ya que fallece por problemas en su hígado. La mamá pensó seriamente en abortar a Cristiano; no estaba tan emocionada en tener un bebé más. Desde temprano comenzó a mostrar gran talento con el balón; desde su primer fichaje y su primer juego profesional hasta ahora, casi todo el mundo conoce su trayectoria.

Casi al final del documental, hay una frase que me llamó mucho la atención y la dice Cristiano Ronaldo en persona: “Tú alguna vez fuiste pobre; pero nosotros siempre fuimos una familia”. Para Cristiano Ronaldo lo que importa es estar cerca de su familia, es mantener la unidad y la confianza en quienes él considera su familia.

Apliquemos esto a nosotros (rescatando la idea de examinar todo y retener lo bueno).

¿Qué tan seguido hemos demostrado el amor a nuestra familia? – creo que como hijos tenemos mucho que hacer para demostrar nuestro cariño y respeto por nuestros padres. “Honra a tu padre y a tu madre” y agrega además: “es el primer mandamiento con promesa”. Honrar no es simplemente obedecerles en todo, creo que honrarlos va mucho más lejos de esa simple acción de obedecer; va hasta el punto de hacer todo lo que ellos aprobarían, todo lo que a ellos los harían sentir orgulloso y no importa si ellos estan cerca o si te estan mirando.

¿Cómo nos llevamos con nuestros hermanos? – la mejor manera de aprender a sobrellevar las debilidades de los demás es aprendiendo a llevarnos bien con nuestros hermanos; sin duda son una bendición, son de gran ayuda y, aunque nos cueste creerlo, tienen grandes habilidades que nosotros no tenemos.

No esperemos a una fecha especial, una celebración o algo parecido, podemos abrazar y demostrar nuestro afecto por la familia que tenemos hoy mismo. Oremos por nuestros padres, abuelos, hermanos y aquellos a quienes consideremos familia cercana.

Gracias a Dios por tener una familia con quienes crecer, aprender y amar.