Una lección por demás de necesaria. Es verdad que Dios es amor, la Biblia lo remarca muchas veces; pero de igual manera Dios se enoja, Dios se enciende en ira y la Biblia igual lo dice, el problema es que no lo predicamos.