Dios hizo grandes maravillas en el pasado, el problema es que muchas veces olvidamos lo que hizo y no confiamos en Dios en el presente, no dejamos que Él haga lo que deba hacer por nosotros.