La muerte no es el fin sino el camino que todos recorreremos. El velo gris de este mundo se recorre y todo se convierte en plata y cristal es entonces cuando se ve la ciudad blanca con playa teñidas de un fugaz amanecer. No suena nada mal morir. –Gandalf el Blanco.

Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte. –Leonardo da Vinci.

Es más fácil soportar la muerte sin pensar en ella, que soportar su pensamiento sin morir. –Blaise Pascal.

La figura de la muerte, en cualquier traje que venga, es espantosa. –Miguel de Cervantes.

No es que tenga miedo de morirme. Es tan solo que no quiero estar allí cuando suceda. –Woody Allen.

Si debo morir,encontraré a la oscuridad como a una novia y la estrecharé entre mis brazos. –William Shakespeare.

[pullquote align=”left” cite=”” link=”” color=”#FF6E09″ class=”” size=””]La muerte. Tenemos la chance de elegir la manera de cómo podemos enfrentarla: “preparados o no”.[/pullquote]Y así muchos trataron de explicar lo que es la muerte. Pero ¿qué dice Dios al respecto?:

Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan“. Hb. 9:27-28.

Es necesario considerar esto. Vamos a gustar de la muerte, de una o de otra manera, todos estaremos ante su presencia – claro que ninguno de nosotros, hasta ahora, no lo hemos considerado; mucho menos hemos considero que eso nos pueda suceder hoy mismo, quizá en la siguiente hora. No importa lo que pensamos sobre la muerte, si creemos o no en ella, si creemos o no que es el fin de todo o el comienzo de algo más; lo cierto es que tenemos la chance de elegir la manera de cómo podemos enfrentarla: “preparados o no”.

Sabemos que cada cultura tiene su propia manera de ver y explicar la muerte, algunos inventan explicaciones y otros prefieren no abordar tanto el tema o simplemente ignoran esta realidad. La muerte es tan real y no hay elecciones por edad, raza, condición o cualquier otra cosa; sucede a cualquier persona, en cualquier lugar y en cualquier momento.

La muerte es consecuencia de nuestro pecado: “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” Ro. 5:12. No podemos negar tal verdad.

La solución…

a fin de que, así como reinó el pecado en la muerte, reine también la gracia que nos trae justificación y vida eterna por medio de Jesucristo nuestro Señor“. Ro. 5:21.

¿Estás listo para el momento en que dejes de respirar?.