Orar es parte vital en la vida de cualquier cristiano. Es el respirador y la conexión directa con nuestro Padre; ¿qué somos si no oramos? ¿en qué nos convertimos si nos alejamos de la oración?.

Nos han enseñado mucho al respecto, cómo orar, cuándo orar, por qué orar, cómo dirigirnos al Padre, nos enseñaron que las respuestas de Dios pueden ser diversas y mucho más; pero creo que de alguna manera muy poco praticamos esta verdad en nuestra vida de oración: orar por nuestros gobernantes, orar por nuestra autoridades.

En el momento de escribir estas lineas, mi ciudad atraviesa por una situación muy complicada; muchos de los pobladores quieren destituir al Alcalde; porque no ha hecho mucho por nuestra ciudad y sus alrededores; han bloqueado los accesos a las oficinas públicas locales, cerraron algunas calles, hubo bloqueos de carreteras nacionales y hasta enfrentamientos civiles. La situación sigue y ya vamos llegando al tercer mes de todo esto.

No me imagino vivir en un país completamente convulsionado.

Como simples ciudadanos solemos descargar nuestra responsabilidad directamente con nuestras autoridades; frases como: “no saben gobernar”, “hay mucha corrupción”, “son ineficientes” o “no sirven para nada” son las que salen de nuesta boca al momento de hablar de todo lo que sucede.

Al punto. Solamente quiero puntualizar 3 cosas:

1. Estas autoridades son puestas por Dios.

Romanos 13, en su primer verso nos recuerda directamente: “las (autoridades) que hay, por Dios han sido establecidas”. ¿Crees que a Dios le falló el plan al dejar que alguna autoridad (de cualquier nivel) haya tomado juramento? – pues no, así de sencillo. Por lo tanto, Dios conoce a detalle quiénes estan para administrar la ciudad o país que les toca. Obviamente, eso conlleva responsabilidad y se les demandará de acuerdo a ello.

2. No debo oponerme. No es opcional.

En el verso 2 nos da una palabra muy directa y peligrosa: “hay condenación para quien se opone o se resiste a las autoridades puestas por Dios”. Así de sencillo y directo. Pero, ¿esto significa que debo soportar o no denunciar alguna mala práctica de las autoridades? – claro que no, si sabemos de algo errado, debemos mostrarlo y debemos ir en contra de esa actitud y manejarnos según la ley establecida.

3. Debemos orar por nuestras autoridades.

1 Timoteo 2:2, oren por los reyes, por quienes están en eminencia, de esta manera vamos a vivir quieta y reposadamente, vamos a estar tranquilos. Gran parte de la culpa de todo lo que vivimos en cuento a paros, bloqueos y otras cosas es porque nosotros no pedimos sabiduría y entendimiento por nuestras autoridades, ellos necesitan mucho de nuestra ayuda en este sentido para gobernar bien.

¿Cuándo fue que oraste por el presidente/vicepresidente/ministros/gobernador/subgobernador/alcalde/concejal?