La aparición de las nuevas tecnologías ha hecho que la iglesia actual sea mucho más dinámica y que su mensaje no tenga barreras.

El desarrollo de la tecnología ha impactado diferentes esferas de la sociedad y entre ellas está la iglesia.

El evangelio que vemos en la biblia era conocido a través de la tradición oral, las cartas, los libros y las campañas de evangelismo. Hoy en día la tarea de llevar el mensaje de Cristo no tiene barreras de tiempo ni espacio.

El primer gran logro en el cristianismo gracias a la tecnología fue el acceso a la biblia. En 1450 Johanes Gutenberg se creó la imprenta en Alemania y la palabra de Dios fue el primer libro en imprimirse. Poco a poco se pudo tener más acceso a las sagradas escrituras y a otros estudios de la palabra de Dios.

Un punto de quiebre importante para la iglesia y para la sociedad fue la aparición de la radio. En la nochebuena de 1906 se transmitió desde Massachusetts (Estados Unidos) la primera radiodifusión de la historia, en la que se incluyó la canción Holy Night (Oh noche santa) y en la que se leyó un pasaje de la biblia. Entonces se empezaron a oír los sermones por la radio y el mensaje empezó a traspasar con facilidad las barreras físicas.

Con el cine empiezan a aparecer las primeras películas sobre historias y personajes de la biblia como la historia de José, de Noe, Jesús, Adán y Eva. Lo mismo pasó con la llegada de la televisión en 1936. Aparecieron programas en los que se podía ver el culto de la iglesia en pantalla, en los que se presentaban prédicas y en donde también se transmitían dramatizaciones de la biblia.

Poco a poco la tecnología también dio paso a la transformación de la alabanza. Los cristianos empezaron a acceder a nuevos instrumentos musicales y gracias a la aparición de los Casetes y los Cd’s se empezaron a conocer las alabanzas cristianas y a medida que la iglesia iba ganando acceso a nuevos instrumentos musicales, las canciones y las letras se fueron enriqueciendo. El cristianismo también ha ganado un espacio en la industria musical y ahora es reconocido en eventos seculares como los Grammy Awards, con lo que se hizo posible que los que no conocen de Dios puedan acercarse a través de la música.

Hace falta una pausa para entender que el desarrollo de la tecnología no solo tiene que ver la forma en que se da el mensaje. Sino también en la forma como empezamos a vivir los cristianos.

En los tiempos de Cristo la gente iba a la sinagoga en burro, caminando, en carrosa. Hoy en día vamos en tren, en metro, en automóviles y motocicletas.

La revolución máxima ha sido en las últimas décadas con internet, no solo para el cristianismo sino para el mundo entero. Gracias a éste se han creado redes globales que permiten compartir información de forma instantánea desde cualquier parte del mundo. La profecía se ha hecho realidad y todo el mundo tiene acceso al mensaje del evangelio.

Facebook, twitter, Youtube, Vimeo, Instagram, Sound cloud y Pinterest son solo algunas de las redes sociales donde fácilmente cualquier cristiano puede compartir el evangelio, donde las Iglesias pueden tener sus perfiles, donde los pastores pueden predicar y los músicos pueden compartir sus alabanzas a Dios.